baño-alicatado-pamesa

Alicatar sobre azulejos ya existentes

Renovar la cocina o el baño suele ser uno de los deseos más recurrentes de las familias cuando llevan muchos años viviendo en la misma residencia o cuando acaban de adquirir una casa  que no es de nueva construcción. Pero todo el mundo le teme a las reformas por que suelen ser procesos largos y costosos durante los cuales se pierde comodidad y privacidad en el hogar.

Por eso nos preguntamos ¿hay alguna forma de hacer reformas de forma fácil, rápida y económica? En este post, no sólo responderemos esta pregunta de forma afirmativa, ¡sino que te animaremos a que lo hagas tú mismo! Desde Cubas López te comentaremos todo lo que necesitas saber para emprender tu próxima reforma y cambiar tu alicatado de forma sencilla.

Instalar un alicatado nuevo, bonito y moderno sobre el antiguo y gastado es posible gracias a los nuevos materiales constructivos, no obstante existen muchos factores, a favor y en contra, que hay que sopesar antes de tomar la decisión.  Veamos cuales son:

Ventajas de alicatar sobre los azulejos preexistentes:

La oportunidad de alicatar sobre lo preexistente es muy motivadora y altamente atrayente para todos. Supone grandes ventajas como saltarse el proceso de retirado del azulejo antiguo o deshacerse de la gran cantidad de escombros que esto genera.  La técnica de alicatar sobre otro azulejo no es nueva y es probable que, si tu vivienda ha pasado por varios dueños, debajo de tu azulejo actual exista otro anterior. Si estás decidido a utilizar esta técnica te agradará saber que:

  • Te ahorrarás mano de obra ya que retirar el revestimiento anterior toma varias jornadas de trabajo lo que incrementa el valor total.
  • No se caerán: Existen imprimadores especiales que garantizan una perfecta sujeción.
  • Puedes hacerlo tú mismo: la semana que viene te lo explicaremos paso a paso en el blog de Cubas López.

Desventajas de alicatar sobre el alicatado previo:

Aunque las ventajas de esta técnica nos pueden atraer hay expertos que no la recomiendan por diferentes razones. Los puntos débiles de este procedimiento son:

  • Reduce el espacio: ganamos tiempo y dinero pero perdemos unos 3cm de la habitación que estemos reformando. No parece mucho si tenemos una cocina amplia pero en un cuarto de baño pequeño puede ser bastante perceptible.
  • Requiere más materiales: el imprimador especial suele ser más caro que el método convencional.
  • Evaluar el azulejo previo: si las baldosas existentes tienen problemas de sujeción es probable que el peso del nuevo alicatado resulte demasiado y se desprendan de la pared. Hay que hacer una evaluación exhaustiva de la situación para valorar la viabilidad.

La semana que viene continuaremos dando consejos prácticos sobre cómo hacer tu mismo el alicatado sobre azulejos preexistentes.